EXCESOS FESTIVOS

 Las fiestas son ocasiones en las que determinadas personas se dedican a cometer todo tipo de excesos y llegan hasta el punto de ser ridículos, sobre todo si se han pasado bebiendo. Por eso no es extraño encontrase por la noche en las épocas más festivas del año, como nochebuena o año nuevo, con ciudadanos que en otro tiempo resultan ejemplares y formales con conos viales puestos en la cabeza a modo de sombreros y caminando por las calzadas desiertas (por fortuna para ellos).

Hay personas que parecen estar deseando que lleguen estas fechas para dar rienda suelta a sus más primitivos instintos, como si sufrieran una transformación. Pero, como ocurre con todos los excesos, estas acciones terminan teniendo consecuencias a veces bastante vergonzosas. Algunos acaban despertándose en lugares extraños, en situaciones extrañas y, lo que suele ser muchas veces lo más vergonzante, con personas extrañas.

Así que mucho cuidado si os planteáis cometer algún exceso, podéis lamentarlo durante mucho tiempo.

Scroll al inicio